martes, 20 de febrero de 2018

El agua del grifo, la mejor


La foto es de aquí

Eso se desprende de esta noticia con análisis incluido. Analizan 76 aguas embotelladas y las comparan con la media de la que sale del grifo según su localización y parece que "no hay color".

Leeros el artículo que seguro que os interesa.

martes, 13 de febrero de 2018

Traumatismos costales y radiografía de tórax


La imagen es de aquí
De forma periódica recibo desde hace años la revista AMF … y aunque no suelo leerla al completo (lo confieso), siempre echo un vistazo en el índice a los títulos de los artículos que trae y leo aquellos que me parecen interesantes. En la de diciembre vi en el apartado de “Siempre se ha hecho así” un artículo titulado: ¿ES NECESARIA UNA RADIOGRAFÍA ANTE UNA CONTUSIÓN TORÁCICA? (AMF 2017;13(11):653-654)
Y me pareció que podría ayudarme en la eterna duda de pedir o no pedir Rx ante una contusión costal, y como va de confesiones os diré que habitualmente no las pido porque el manejo con RX que confirme fractura costal o sin ella, es similar en los casos banales que son los que habitualmente vemos en el PAC.
Como señala la autora en el artículo, la mayoría de los traumatismos costales atendidos en AP son traumas menores y con poco riesgo de complicaciones graves; alrededor del 10% de los traumatismos costales tendrán asociados una fractura costal que suele comprometer a los arcos entre el 3º y el 9º.
Realizaron una búsqueda bibliográfica en PubMed y Cochrane Library y encontraron 17 artículos pero ninguno de ellos realizado en AP.
En cuanto a los resultados destacan que la radiografía de tórax es una prueba muy específica para detectar fracturas costales pero poco sensible ya que hasta el 50% de las mismas no se ve en el primer estudio radiológico. La fractura de los primeros arcos costales se puede  asociar a lesiones mediastínicas, vasculares y neurológicas, y las de los últimos arcos a lesiones abdominales.  Cuando se fracturan tres o más arcos costales puede aparecer un volet costal que necesita valoración y observación hospitalaria.

La inspección, la palpación y la auscultación son armas con las que contamos los médicos para detectar o sospechar una fractura costal, y para ayudar a determinar la probabilidad de que un paciente tenga una lesión grave se han establecido los llamados CRITEROS NEXUS PARA LOS TRAUMATISMOS COSTALES
• Edad 60 años
• Alteración del nivel de consciencia
• Caída desde una altura de 6 m o más, o accidente de tráfico a una velocidad de más    de 64 km/h
• Intoxicación
• Presencia de dolor torácico
• Sensibilidad a la palpación torácica
Con un grado de recomendación C se puede decir que si se cumple alguno de estos criterios estaría indicada la solicitud de una prueba de imagen (una Rx de tórax PA que no es superada en información por las proyecciones específicas de parrilla costal, y sin embargo estas últimas implican mayor radiación); y si ninguno de los criterios está presente es muy poco probable que haya una lesión torácica que precise una prueba de imagen, sin olvidar que los estudios que apoyan estos criterios se han hecho con pacientes atendidos en ámbito hospitalario.

A modo de conclusión destacan:
  •  La mayoría de los traumas torácicos atendidos en AP son leves y no está justificada de forma sistemática la solicitud de una prueba de imagen 
  •  Los síntomas y los hallazgos exploratorios marcan la necesidad de pedir estudios de imagen (grado de recomendación B) 
  •  Las reglas de decisión clínica tienen un alto VPN pero no están validadas en AP (grado de recomendación C)
  • Si solicitamos alguna prueba de imagen, ésta debe ser una radiografía de tórax en posición PA (grado de recomendación C) 
Autora: Cristina Ibeas, médica PAC OSI Bidasoa (Mila esker, Cris!)

             

martes, 6 de febrero de 2018

Otro repaso a las infecciones odontógenicas


Y digo otro porque ya lo hicimos en otra entrada, pero nunca viene mal repasar una y mil veces las cosas que nos hacen dudar y aún así...dudaremos.
 
Es una revisón narrativa del tema publicada en Atención Primaria del mes de diciembre del 2017 que se títula: Infecciones odontogénicas en las consultas de atención primaria: ¿antibiótico? 
 
Os pego las dos tablas resumen del estudio que creo vale la pena leerse entero. 
 
Las que NO precisan antibiótico

 Las que precisan antibiótico

martes, 30 de enero de 2018

Lo que nos traemos entre manos los médicos

El dibujo es de aquí

¿Sabemos las consecuencias de las pruebas y tratamientos que indicamos? Pues que parece que menos de lo que nos creemos:

El resultado de esta revisión muestra que la mayoría de los médicos – cuando se les sometía a un cuestionario especifíco que exploraba estas cuestiones- evaluaron correctamente los daños, sólo el 13% de las ocasiones y los beneficios sólo en el 11% de los casos.

Echad un vistazo a esta entrada de Rafa Bravo donde comenta el estudio y ¡vigilaros a vosotros mismos porque lo que está en juego es la "seguridad de los pacientes"!

martes, 23 de enero de 2018

¡Adiós, Inzitan!

La imagen es de aquí
Pues mira, que me quita un motivo relativamente frecuente de "discusión" y, la verdad, se agradece.
Ya hicimos hace tiempo una entrada sobre el famoso Inzitan que puso de manifiesto la polémica que suscita y es que cuenta con sus defensores y sus detractores, como casi todo.
Pues eso, que la AMPS nos anuncia que dejará de comercializarse el 30 de diciembre, a partir de esta fecha no podrá prescribirse ni dispensarse.
Recordamos que es una  mezcla de principios y no está autorizado en ningun otro país de la Unión Europea.
Al parecer en los últimos tiempos han aumentado las reacciones adversas graves de tipo alérgico tras su administración. Además, la evidencia disponible no apoya su uso en las indicaciones recogidas en ficha técnica. No parece una gran pérdida.

martes, 16 de enero de 2018

¿Gripe o catástrofe nuclear?

La verdad, no lo tenía yo muy claro leyendo el titular online del periódico que leo habitualmente (Diario Vasco). Y no era el primero de la temporada que me parecía exagerado y manipulador.


Lo que de aquí en adelante diré no son más que mis opiniones fruto de mis reflexiones. Vaya, que pruebas y evidencias no tengo ni una.

1- El periódico ha realizado una escalada de titulares alarmistas sin que nuestras autoridades sanitarias hayan dicho ni mu supongo que porque no les parecerá necesario.


Algunos de ellos, además de alarmistas, completamente alineados con la voluntad de Osakidetza  de aumentar la tasa de vacunación de la población.


Logicamente con el paso de los días, en la semana del 01-01-18/07-01/18 del seguimiento de la red vigía, ha aumentado el número de muertos, son 14, y el porcentaje de fallecidos que, perteneciendo a gupo de riesgo, no estaba vacunada ya no es del 100% sino que ha pasado a ser el 53,8% (o sea que el 46,2% de los fallecidos que pertenecían a grupos de riesgo sí que estaba vacunado). Ya veremos cómo van variando estos datos a lo largo de la temporada.
La indicación de vacunación es defendida con ardor por todas, que yo sepa, las organizaciones sanitarias, pero esa verdad que nos quieren vender como absoluta se tambalea con las conclusiones de las revisiones sistemáticas realizadas por Cochrane. En este enlace encontraréis toda la colección de revisiones sobre la gripe, incluidas la vacunaciones tanto en enfermos como en sanos. Merece la pena leer al menos los resúmenes.
Hablando de la vacuna, este año el virus B que está circulando (el 83,5% de los crecimientos son B) es del linaje Yamagata y el que está incluido en la vacuna es del linaje Victoria. Esta capacidad de los virus de mutar es la que hace necesario vacunarse cada año. Si queréis saber más de este tema podéis leer este artículo. Así que supongo que esta vacuna no será tan efectiva como deseariamos, a pesar de que en lo publicado no se incluye esta información. ¿No es noticia?


2- Otro aspecto de este tema es que yo creo que este tratamiento de la gripe en los medios de  comunicación contribuye, y no lo contrario, a que la población se alarme (no olvidemos que se trata de una gripe "atroz") y abarrote, que no "colapse"😅, las consultas. Este titular tampoco ayuda mucho, la verdad.


Desde que yo estoy en este negocio esta temporada siempre ha sido mala, sin que perciba que el poner más y más refuerzos haya mejorado en gran cosa la situación. En mi opinión, se trata de un problema multifactorial: plantillas mal dimensionadas, centros de salud con formas de organización antiguas y mal adaptadas a la situación actual, exigencia de inmediatez de los pacientes, medicalización de la vida (todos somos responsables),  gestión de las agendas poco resolutiva, vacaciones simultáneas de muchos profesionales, triaje inadecuado (triaje que asegure que no espera quien no debe hacerlo sin que nos preocupe demasiado el resto), mucha cantinela y poca comunicación realista y transparente con la ciudadanía...Y seguramente algunas más que yo no percibo. Por tanto, creo la solución no vendrá, esto ya está demostrado,  de reforzar y reforzar solo...Quizás, ¿hasta lo empeora?

Entre esta y esta noticia hay un mundo de transparencia, tendré que cambiar de periódico... Mucho por aprender.

PD: Como ya lo suponéis, estoy completamente de acuerdo con todas y cada una de las palabras del post. Nada tengo, así pues, que añadir...Ojalá que el próximo año sepamos entre todos hacer las cosas mejor, que esto es una aburrición (término aceptado por la RAE y que, significando lo mismo, me parece más contundente).
Marilis

martes, 9 de enero de 2018

Los protectores gástricos ¡son fármacos!

El dibujo es de aquí

No sé, parece que como todo el mundo les llama/llamamos "protectores" son como Superman que te salva de cualquier efecto adverso de los medicamentos y...no, son fármacos que, no solo no son Superman sino que, ¡incluso!!, pueden producir efectos adversos.
Mil veces nos lo han dicho, pero parece que no nos termina de entrarnos en la cabeza. Pues ahí va, una vez más:
  • Los IBP no son “protectores gástricos”, sino fármacos de eficacia demostrada en el tratamiento de la enfermedad ulcerosa gastroduodenal y otras patologías, que también pueden tener múltiples efectos adversos, sobre todo cuando se toman por períodos prolongados. Lejos de ser protectores, en muchos pacientes incrementan el riesgo de enfermedades graves.
  • Los IBP no son más eficaces que los antihistamínicos H2 para el tratamiento de la dispepsia no ulcerosa, en la que, a diferencia de los antihistamínicos H2, tardan unos días en tener un efecto diferenciado del de placebo.
  • Una proporción importante de los pacientes que recibe IBP no los necesita, y obtendría un efecto beneficioso si deja de tomarlos.
  • No hay pruebas derivadas de ensayos clínicos que indiquen que las dosis de más de 20 mg al día sean más eficaces que las de 20 mg al día. Tampoco hay pruebas de la superioridad de algún IBP sobre los demás.
  • Cuando se decida retirarlos, conviene tener en cuenta que pueden tener efectos sintomáticos de rebote, y que puede ser adecuada una pauta de retirada progresiva (10 mg al día durante unas semanas; hay formas farmacéuticas de 10 mg).
  • A menudo se prescribe un IBP cuando se da el alta hospitalaria. Algunas guías de práctica clínica los recomiendan en situaciones en las que no están justificados. Es preciso revisar estas prácticas y limitar el uso de IBP a los pacientes que los necesitan verdaderamente.
Aquí puedes leer la entrada completa.